03
Oct
09

Cine fantástico español (Parte 1)

Generalmente cuando se habla de cine español a la mayoría le viene a la cabeza cualquier cosa menos cine fantástico, salvo claro aquellos que conocemos un poco el tema. Os invito a dar una vuelta por este especial que he dedicado al cine fantaterrorífico patrio (que bajo mi punto de vista no tiene mucho que envidiar al de fuera, donde curiosamente es más apreciado que aquí.) con pequeñas bios, una breve historia y un listado de unas 300 películas (el cual iré actualizando y por el que por supuesto acepto cualquier film que queráis incluir en él) con enlaces a los comentados en El Rincón Oscuro.

Espero que lo disfrutéis!!!

Breve historia

Aunque realmente se podía decir que el cine fantástico en nuestro país no se empieza a crear hasta la década de 1960, si que existen algunos precedentes. Los pioneros fueron directores como Segundo de Chomón (El Hotel Eléctrico, 1906), Alberto Marro (El Beso de la Muerta, 1916) o Ramón Caralt (El Doctor Rojo, 1917) que realizaban cortos en los primeros años del siglo XX y que aunque no eran fantásticos en general, si que incluían elementos de terror o de fantasía. En los años 20 destacan también dos cortometrajes: el futurista “Madrid en el año 2000” de Manuel Noriega y el clásico “Un Perro Andalúz” de Luís Buñuel. Lo que existe después es un vacío total. El fantástico es solo tocado levemente como elemento en algunas comedias o films policíacos. Tan solo destacar en esta época triste para el género “La Torre de los Siete Jorobados” dirigida por Edgar Neville en 1944, adaptación de una novela de Emilio Carrere.

Es en los 60 con directores como Jesús Franco y con coproducciones generalmente extranjeras, cuando empieza a germinarse el fantaterror en nuestro país. Cabe destacar entre esos primeros largometrajes “Gritos en Pasillo” (Jesús Franco,1961) que nos trae a uno de los iconos del terror nacional, el Dr.Orloff. A finales de la década con filmes como “Miss Muerte” (Jesús Franco, 1965), “El Conde Drácula” (Jesús Franco, 1969), “La Residencia” (Narciso Ibañez Serrador, 1969) o “La Marca del Hombre Lobo” (Enrique López Eguiluz, 1968) comienza la llamada edad de oro del fantaterror español. Aquellos trabajos gozaban de un gran éxito sobretodo internacionalmente y hoy en día son considerados autenticas joyas de culto. Mencionar por supuesto “La Marca del Hombe Lobo”, la cual supuso el primer papel importante del actor y guionista (y también poco más tarde director) Paul Naschy y el comienzo de las aventuras del licántropo Waldemar Daninsky.

En 1970 se estrena “La Noche de Walpurgis” de León Klimovsky, una nueva entrega del licántropo de Paul Naschy. La película responde en taquilla bastante bien tanto aquí como fuera de nuestras fronteras y trae consigo una nueva ola de creadores con vistas al mercado internacional. A los ya mencionados antes sumamos nombres como Carlos Aured (“El Espanto Surge de la Tumba”, “La Venganza de la Momia”), Jorge Grau (“Ceremonia Sangrienta”, “No Profanar el Sueño de los Muertos”), Amando de Ossorio (“La Noche del Terror Ciego” y sus secuelas, que conforman la famosa saga de los templarios), Eloy de la Iglesia (“Una Gota de Sangre Para Morir Amando”, “La Semana del Asesino”) o León Klimovsky (“La Saga de los Drácula”, “La Rebelión de las Muertas”), directores que aportaron cada uno con su estilo un enfoque más personal al género fantástico. Amen de esos directores caben mencionar trabajos de otros realizadores que también aportaron su granito de arena: “El Bosque del Lobo” (Pedro Olea, 1970), “Pánico en el Transiberiano” (Eugenio Martín, 1972), “La Novia Ensangrentada” (Vicente Aranda, 1972), “El Jorobado de la Morgue” (Javier Aguirre, 1972) o “La Cruz del Diablo” (John Gilling, 1975).

Con la muerte del dictador Francisco Franco en 1975, España termina con la dictadura y esto a su vez con la censura. La edad de oro del fantaterror comienza su declive, las productoras y realizadores optan por otros estilos. Esto no quita de tener unos cuantos nuevos clásicos en el género como la vuelta de Ibañez Serrador al cine con “¿Quién Puede Matar a un Niño?”, “Escalofrío” de Carlos Puerto, “El Hombre Perseguido por un OVNI” de Juan Carlos Olaria, Bigas Luna con su “Bilbao” o Iván Zulueta con “Arrebato”. Dos realizadores debutantes destacan a finales de los 70, Juan Piquer Simón y Jacinto Molina. El primero debuta en 1977 con “Viaje al Centro de la Tierra” de Julio Verne, su cine se caracteriza por tocar prácticamente todo el fantástico (ciencia ficción, terror, aventuras…) con mucha serie Z de por medio. Jacinto Molina no es otro que Paul Naschy, Naschy utiliza su verdadero nombre como director y guionista. En 1975 debuta como realizador con “Inquisición”, ya que según él era la única manera de seguir protagonizando películas. Antes de los 80 dirige dos de sus mejores trabajos: “El Huerto del Francés” y “El Caminante”.

La década de los 80 poco hay que destacar de ella. Jacinto Molina/Paul Naschy nos trae dos nuevas entregas de Waldemar Daninsky (“El Retorno del Hombre Lobo” y “La Bestia y la Espada Mágica”), la entretenida “El Carnaval de las Bestias” y a finales de la década “El Aullido del Diablo”. Juan Piquer Simón dirige “Mil Gritos Tiene la Noche”, “La Grieta” o “Slugs, Muerte Viscosa” y Amando de Ossorio estrena “Serpiente de Mar” en 1984, su último trabajo como director. Otros directores de la época dorada del cine fantaterrorífico acabaron enfrascados en el cine X, como por ejemplo Carlos Aured (“El Fontanero, su Mujer y Otras Cosas de Meter”) o Jesús Franco (“El Ojete de Lulú”). Mencionar también a José Ramón Larraz con “Descanse en Piezas” y “Al Filo del hacha” a finales de década y la rareza “Cada Ver es…” (Ángel Gracía del Val, 1981), uno de los films más extraños jamás rodados en nuestro país.

Llegan los 90 y con ellos dos de los nombres de más importancia en el fantástico español: Álex de la Iglesia (con “Acción Mutante” y “El Día de la Bestia”) y Alejandro Amenábar (con “Tesis” y “Abre los Ojos”). Ambos directores son aclamados tanto nacional como internacionalmente (en el 2001 “Abre los Ojos” fue remakeada) y animan a muchos otros a arriesgarse por el género. Algunos de los títulos que caben destacar son: “Justino, un Asesino de la Tercera Edad” (La Cuadrilla, 1994), “La Matanza Caníbal de los Garrulos Lisérgicos” (Antonio Blanco y Ricardo Llovo, 1993), “Atolladero” (Óscar Aibar, 1995), “La Lengua Asesina” (Alberto Sciamma, 1996), “Nadie Conoce a Nadie” (Mateo Gil, 1999), “El Milagro de P.Tinto” (Javier Fesser, 1998) o el debut de Jaume Balagueró “Los Sin Nombre”. También es importante mencionar el nombre de Nacho Cerdá con la llamada “Trilogía de la Muerte”. Tres cortometrajes (“The Awakening”, “Aftermath” y “Genesis”) de gran éxito que revolucionaron el mundo del corto y que no dejaban (ni dejan) indiferente a nadie. En los 90 las leyendas también tienen su sitio, Jesús Franco estrena “Killer Barbies” película que tiene una notable campaña publicitaria, Juan Piquer Simón dirige la adaptación del relato de Lovecraft “La Mansión de Cthulhu” y Paul Naschy vuelve a meterse en las pieles de Waldemar Daninsky con “Licántropo”, aunque ambos films resultan una decepción para sus seguidores.

En el 2000, el productor Julio Fernández y el director norteamericano Brian Yuzna fundan Fantastic Factory (bajo el ala de Filmax) centrada en el cine fantástico y de terror de producción española. Pero el resultado no fue muy bueno, tan solo se realizaron 9 trabajos (4 de ellos dirigidos por el propio Yuzna) y no tuvieron muy buena acogida. Siete años después de su fundación Fantastic Factory dice adiós, de los que merece la pena destacar tan solo los trabajos de Stuart Gordon, Jaume Balagueró y Paco Plaza, estos dos últimos estaban comenzando a hacerse un nombre en el olimpo del fantaterror nacional. Aunque el comienzo del nuevo milenio no es del todo malo, Alejandro Amenábar estrena en el 2001 “Los Otros” un film de suspense que triunfa en medio mundo y el director mexicano Guillermo del Toro dirige “El Espinazo del Diablo” que abre aun más las puertas del casi olvidado mercado extranjero. También es la época de mitos que vuelven: Ibáñez Serrador (que desde primeros de los 80 con algunos episodios de “Historias Para no Dormir”, no había vuelto a tocar el terror) vuelve junto con un grupo de directores más jóvenes (Jaume Balagueró, Paco Plaza, Álex de la Iglesia y Mateo Gil entre otros) para traernos “Películas Para no Dormir” y Paul Naschy (que realmente nunca dejó de trabajar) frecuenta de nuevo un bueno número de películas como “Rojo Sangre”, “Mucha Sangre” o “La Herencia Waldemar” (esta todavía por acabar) e incluso vuelve a la dirección con “Empusa” que dirige junto con Carlos Aured que abandona tristemente el proyecto debido a su fallecimiento. Aunque los nuevos realizadores también tienen mucho que decir y películas como “Bosque de Sombras” (Koldo Serra, 2006) o “La Hora Fría” (Elio Quiroga, 2006) lo atestiguan. En 2006 de nuevo Guillermo del Toro nos trae otra historia fantástica basada en la posguerra titulada “El Laberinto del Fauno”. La película pasa algo desapercibida en su estreno en los cines españoles (tampoco funcionó mal, todo hay que decirlo), pero se convierte en el film que trae tras de sí una posible nueva edad de oro para el género. La película se lleva multitud de premios allá por donde va, destacando ante todos los 7 premios Goya y 3 Oscars. Parece que se vuelve a apostar de nuevo por el género.

El año siguiente fue todo un éxito para el cine fantástico español. Nacho Cerdá estrena su primer largometraje “Los Abandonados”, el canario Juan Carlos Fresnadillo dirige “28 Semanas Después” excelente secuela de “28 Días Después” de Danny Boyle e incluso la animación se apunta al pastel con la genial “Gritos en el Pasillo” de Juanjo Ramirez, protagonizada por unos simpáticos cacahuetes. Pero sin duda son “El Orfanato” (Juan Antonio Bayona) y “[REC]” (Jaume Balagueró y Paco Plaza) las que se llevan la palma. Ambas resultan ser auténticos taquillazos tanto en España como fuera, consiguen un buen recibimiento por parte de la crítica, cargan con multitud de premios y tienen pendientes remakes yankees. El 2008 también nos trae buenas nuevas, Álex de la Iglesia estrena “Los Crímenes de Oxford”, Nacho Vigalondo debuta con “Los Cronocrímenes” que aunque maltratada en su paso por los cines de nuestro país resulta todo un éxito en el extranjero (llegando Tom Cruise a hacerse con los derechos para un remake) y nuevos e interesantes films como “Tres Días” (Francisco J.Gutierrez) o “Eskalofrío” (Isidro Ortiz) se estrenan en nuestros cines con cierta repercusión. ¿Estaremos ante una nueva edad de oro para el fantaterror nacional? Esperemos que si.

Algunos nombres del Fantaterror Español

Estos son algunos de los nombres más ilustres del fantaterror español, he incluido algunos de los actuales (como Jaume Balagueró o Nacho Cerdá.) porque han hecho algunos de los trabajos más laureados de los últimos años. Tal vez no esten todos los que deben estar, pero si están los que he creído convenientes.

Paul Nachy/Jacinto Molina

Actor, director y guionista, Jacinto Molina (alias Paul Naschy) es uno de los iconos del fantástico nacional con gran reconocimiento fuera de nuestras tierras. Su éxito comenzó a raíz de su primer papel como el licántropo Waldemar Daninsky en “La Marca del Hombre Lobo”. A partir de ahí protagonizó (y en algunos casos escribió y dirigió.) un buen numero de films entre los que destacan “El Jorobado de la Morque”, “La Venganza de la Momia”, “El Caminante”, “La Noche de Walpurgis”, “El Huerto del Francés” o “El Espanto Surge de la Tumba”, película que nos trae a su otro personaje mítico Alaric de Marnac.

Jesús Franco

Uno de los directores con una de las filmografías más extensas que existen, ya que alcanza casi los 200 títulos. También puede permitirse el lujo de decir que ha trabajado con nombres como los de Orson Welles o Luís García Berlanga (aunque no dirigidas por Franco) y de tener fans de renombre como es el caso de Quentin Tarantino. Su éxito comienza a raíz de “Gritos en el Pasillo” en 1961 y entre sus abundantes trabajos destacamos: “Miss Muerte”, “Las Vampiras”, “El Conde Drácula”, “Drácula contra Frankenstein”, “La Mano de un Muerto” y “El Castillo de Fu-Manchú”.



Narciso Ibáñez Serrador

Nacido en Uruguay e hijo de Narciso Ibáñez Menta, su historia en el fantaterror nacional comienza en 1965 con la serie “Historias Para no Dormir”, dos años después dirige “La Residencia” y en 1976 “¿Quién Puede Matar a un Niño?” sus dos únicos largometrajes durante muchos años, hasta que en 2006 dirige “La Culpa” uno de los episodios de “Películas Para no Dormir” su vuelta al fantástico tras varios años dedicados a concursos y programas televisivos alejados del género.

Narciso Ibáñez Menta

Sus comienzos como actor son en obras teatrales en España y Sudamérica como “La Muerte de un Viajante”, “Dr.Jekyl y Mr. Hyde” y “El Fantasma de la Ópera”, aunque también llegó a aparecer hasta en 45 películas argentinas. Su trabajo en el fantaterror español se debe básicamente a sus interpretaciones en diversos episodios de “Historias Para no Dormir” y algún que otro papel como “El Retorno del Hombre Lobo” de Jacinto Molina. Es conocido como el Vicent Price español, fallece en mayo del 2004.

Amando de Ossorio

Gallego de nacimiento, marcha a Madrid donde realiza sus primeros cortometrajes. En 1956 rueda su primer largometraje “Bandera Negra” censurado por el estricto régimen que había en el momento, pero no es hasta 12 años después con “Malenka” cuando Ossorio comienza a hacerse un nombre en el género. De entre toda su filmografía destaca por meritos propios la saga de los templario: “La Noche del Terror Ciego”, “El Ataque de los Muertos sin Ojos”, “El Buque Maldito” y “La Noche de las Gaviotas”. Fallece en enero del 2001.

Jorge Grau

Este director cuenta tan solo con dos incursiones en el género entre su filmografía. “Ceremonia Sangrienta” basada en la historia de la condesa Elisabeth Bathory y sobretodo la genial “No Profanar el Sueño de los Muertos” dirigida al amparo del éxito de “La Noche de los Muertos Vivientes de George Romero y uno de los títulos más importantes del terror español y de zombies en general.

Álex de la Iglesia

Uno de los directores más importantes del cine español de los últimos años. Su cortometraje “Mirindas Asesinas” le sirvió de tarjeta de presentación para primer largometraje (producido misteriosamente por Pedro Almodóvar) “Acción Mutante” una genial mezcla de humor negro, gore y ciencia ficción. En 1995 dirige “El Día de la Bestia” (a la que el director apoda como “Una comedia de acción satánica) que arrasa en las salas de cine españolas. Aunque manteniendo su estilo, el director no vuelve a tocar el género hasta “La Habitación del Niño” episodio que dirige en “Películas Para no Dormir”. También toca el suspense con mucho guiño a Hichcock en “Los Crímenes de Oxford”. Actualmente trabaja en un serie de ciencia ficción titulada “Pluton Berbenero”.

Alejandro Amenábar

Chileno de nacimiento, Amenábar toca el género con sus tres primeras películas “Tesis”, “Abre los Ojos” y “Los Otros”, esta última protagonizada por Nicole Kidman le otorga un gran prestigio internacional. Poco después, el director deja el género que le dio la fama para meterse en otros tipos de cine con “Mar Adentro” la cual se lleva un Oscar a mejor película de habla no inglesa. Actualmente parece que no tiene intención de volver al fantástico.

Jaume Balagueró

Su historia en el fantaterror, comienza con su cortometraje “Alicia” con el que triunfa en prestigioso Festival de Sitges. En 1999 dirige “Los Sin Nombre” su primer largometraje y poco después para la Fantastic Factory de Bryan Yuzna realiza “Darkness” (aunque antes de esta dirige junto a Paco Plaza “OT: La Película” basada en el pestilente programa televisivo). “Frágiles” es su ultimo trabajo antes de saltar a la fama con [REC], la cual dirige con Paco Plaza y que se convierte en uno de los filmes españoles más aplaudidos de los últimos años.

Nacho Cerdá

Básicamente su historial es corto en cuanto a largometrajes, pero sin duda su llamada “Trilogía de la Muerte” (compuesta de los cortos “The Awakening”, “Aftermath” y “Genesis”.) le convierte en uno de los directores de cortometrajes de mayor éxito. Sus primeros trabajos (en especial “Aftermath” y “Genesis”.) le dieron un buen montón de premios y pases en los festivales de cine fantástico más importantes. En 2002 dirige el falso documental “Ataúdes de Luz” que cuenta con las participación de algunos nombres importantes en el género (Ibáñez Serrador, Paul Naschy, Jesús Franco o Amando de Ossorio) basado en la supuesta historia de un director llamado Sergio del Monte. En 2007 llega a las pantallas su primer largometraje “Los Abandonados”, la película pasa bastante desapercibida en taquilla aunque resulta un gran trabajo especialmente en la dirección. Un director a tener en cuenta en sus próximos trabajos.

Sigue el especial pinchando aquí.

Escrito por: Rubén Pérez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Categorías

Photobucket

A %d blogueros les gusta esto: